Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

REVIVIENDO LA SEMANA SANTA DE GENALGUACIL

Ayuntamiento de Genalguacil  • ayuntamiento@genalguacil.es  • 952 152 003

Ayuntamiento de Genalguacil

Panorámica 2020
Paisaje TV
Noticias

REVIVIENDO LA SEMANA SANTA DE GENALGUACIL

Año tras año, la Semana Santa es muy esperada por los vecinos de Genalguacil, que celebran desde antaño con emoción distintos actos litúrgicos tradicionales que contribuyen a crear en el pueblo un ambiente especial. Además, estas fechas suponen también la llegada de numerosos visitantes y de vecinos que residen en otros puntos, por lo que son habituales las escenas de reencuentros entre familiares y amigos. En esta ocasión, a causa de la situación de emergencia sanitaria debida a la propagación del coronavirus, y al igual que en el resto de España, todos los actos y festejos han debido ser suspendidos. A continuación, haremos una breve reseña de la Semana Santa de Genalguacil incidiendo en algunos de sus instantes más significativos, como son la procesión de La Soledad y el Huerto del Niño.
     Para comenzar, es tradicional que el Domingo de Ramos la Iglesia de San Pedro Mártir de Verona acoja una solemne eucaristía en la que el párroco procede a la bendición de las ramas de olivo, que simbolizan la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. Por otro lado, es necesario recordar la misa que se celebra el Jueves Santo, en la que se lleva a cabo la ceremonia del lavatorio de pies en memoria de la lección de humildad que Jesucristo dio a los apóstoles en la Última Cena.
     En la tarde o noche del Viernes Santo llega uno de los acontecimientos más esperados, y es que las imágenes de la Virgen de los Dolores y del Cristo Crucificado salen del templo sobre sus bellos tronos portados por vecinos para realizar el desfile procesional de La Soledad en un ambiente cargado de fervor, recogimiento y solemnidad.
     En riguroso silencio, la procesión suele ser acompañada por centenares de personas a lo largo de todo su recorrido por las estrechas calles del municipio, silencio que sólo es interrumpido por las piezas interpretadas por la Banda Municipal de Música La Candelaria de Genalguacil y por las saetas que es habitual que alguna vecina se anime a cantar y que contribuyen a crear momentos de auténtica emoción.
     El Domingo de Resurrección es una jornada especialmente alegre en Genalguacil, donde vecinos y visitantes ponen punto y final a la Semana Santa con júbilo. El momento más singular y representativo de los festejos es la realización del Huerto del Niño, para lo que, en las jornadas previas, todas las personas que desean colaborar aportan cualquier tipo de producto, ya sean frutas, verduras, flores e incluso animales de granja. La bonita choza se sitúa a la entrada de la localidad, donde en la madrugada del sábado al Domingo de Resurrección un grupo de jóvenes coloca la imagen del Niño Jesús tras portarla desde la Iglesia de San Pedro Mártir de Verona. El huerto, custodiado durante toda la noche por los jóvenes, se convierte en un punto de visita obligada para todos los vecinos del pueblo y para los visitantes que se encuentran en la zona.
      Poco después de mediodía, el bello trono de la Virgen es portado desde el templo hasta el Huerto del Niño, donde ambas imágenes se reencuentran entre los cánticos y vítores de todos los presentes. Entonces emprenden la vuelta hasta la iglesia con la particularidad de que, en este recorrido, las personas que desean portar el trono del Niño Jesús dan una limosna que les permite llevar la imagen durante algunos metros.
     Por último, una vez que la Virgen regresa a la iglesia, es tradición dejar al Niño Jesús en la puerta, rodeado de la multitud, para subastar entre todos los asistentes los diferentes productos que los vecinos llevaron hasta el huerto. Con esta particular subasta se da por concluida la Semana Santa de Genalguacil.